https://mobirise.com/

Transfigured Schönberg     (english)


"Las disonancias de hoy son las consonancias de mañana…Las disonancias son consonancias más distantes".


"Según Adorno catástrofe es en el obrar de Schönberg el movimiento que en él se realiza de una obra a la otra".


Transfigured Schönberg formaría parte de una serie de proyectos ejecutados a partir de los restos o, en su defecto, a partir de una demolición. De la obra de Schönberg se ha dicho que conformó la gran tarea de demolición: la del sistema tonal clásico, y que, en cierto modo, atentó contra los cimientos del edificio de la música… ¿Pero qué hacer una vez derribada la jerarquía tonal; finalmente, acercarse al tranquilo edificio serial? Es la demolición, en sí misma, más una reacción que una acción. La acción se genera más tarde e implica una nueva formalidad. Existe implícita al sujeto la necesidad, (el placer erótico de muerte según Freud), de la destrucción, es la ultimación de lo divisorio. En ello manifestamos nuestros radicalismos. Pero una vez enfrentados al proceso de reconstrucción desatendemos los efectos colaterales de la explosión y nos conformamos únicamente con una construcción de nuevo cuño. Es sencillamente un espejismo catártico que nos posiciona livianos por un espacio temporal limitado a la espera de futuras demoliciones tanto empíricas como simbólicas. 

Desde el punto de vista de la aplicación de los efectos del desalojo y las demoliciones forzosas el interés de mi obra, se ha encontrado siempre en el proceso posterior, en la desatención a los restos del naufragio social y en la desatención de los registros identitarios de las parcelas habitativas afectadas. Esto me llevó de forma constante a la elaboración de un plan arquitectural alternativo para asentamientos irregulares tanto en Brasil como actualmente en Vietnam. El propio Houllebecq reflexiona en El mundo como supermercado como el sujeto contemporáneo, adentrándose en su universo habitual de acero, cristal y señales, adopta enseguida el paso rápido la mirada funcional y dirigida que corresponden al entorno propuesto. Pero lo cierto es que ese sistema de aplicación no es necesariamente valido para entornos no construidos desde un criterio perceptible de eficacia. Habitar no es tener sólo un abrigo, un apartamento o un módulo asignable, habitar es conformar una estructura de extroversión y de generación de espacios contextuales. Si el Estado provee asilamiento, guarida o refugio para a continuación desvincularse de la alterabilidad del espacio, de su lugar y calidad, el Estado no provee vivienda sino que amadriga o atrinchera a una población; la asiste de cobijamiento pero le niega la influencia. Este abandono de influencia es, en realidad, un ejercicio de detracción dado que a esa ejecución de módulos habitacionales se le substrae o se le aparta de la permanencia, de la imposibilidad, en suma, de evitar la deterioración. Todo abandono implica una pérdida y toda perdida implica un deterioro pero todos ellos están sujetos a la voluntad del que abandona.

Me parecía oportuno crear, paralelamente a esta obra, una serie de proyectos que recogiesen en su estructura morfológica el momento de lo detonado, de lo derruido, de lo ex/inscrito. Mostrar no ya que el poder, y por tanto el placer, llevan al deterioro, sino que el mismo deterioro es una fuente de placer. No es sólo que la adicción de poder lleva a la destrucción sino que la misma destrucción puede ser una adicción. Dado que habitar es poseer, los órganos de poder que gestionan la desposesión son adictos a la distribución aleatoria o cuanto menos insensible de los espacios informales o irregulares. Gilles Clément señala en su Manifiesto del Tercer Paisaje que a medida que se cierra el terreno se atenúa la dinámica de conquista. La vida de los residuos es breve.
Esta es la función de estos proyectos repercutir en la vida de los residuos en su organización y en su duración.

Transfigured Schönberg está compuesto por 3 apartados diferenciados.

• El primero recoge en vídeo la explosión en alta velocidad, por tanto con un espectacular detenimiento, de un edificio de altavoces que en ese momento reproduce La noche transfigurada de Schönberg .

• El segundo recoge el montaje museal de los restos. Su distribución en el espacio del stand, suspendidos como en una parálisis, una pausa en el proceso de dispersión de los residuos

• El tercero adquiere una dimensión sonora e integradora para el espectador. Entre la dispersión de los altavoces algunos de ellos, aún hábiles, reproducen (con una intención de movimiento en el sonido; es decir, creando y definiendo el espacio del espectador) una reconstrucción, una reinterpretación, desde el dinamitazo, de la pieza musical La noche transfigurada de Schönberg. Una manera desconcertante de instalar el ritmo en la fatalidad…